ERIC N. MACK

Utilizando el sitio de un garaje desaparecido en el borde del Mar de Salton, el artista Eric N. Mack emplea su distintivo lenguaje del material como gesto para crear una arquitectura viva. El trabajo de Mack, que se inspira en la escultura, la pintura y la moda, utiliza la tela como una forma de explorar el potencial de la experiencia estética. Las sedas y los tules se han estirado con una cuerda tensada para formar una línea en un espacio, o para replantear la relación del edificio consigo mismo y con sus alrededores. Este emblemático garaje para automóviles del sur de California, ahora cubierto y reanimado como una escultura en sí misma, brinda algo singular a un lugar natural que ya es sorprendente. Halter ofrece a sus visitantes un respiro o sitio para una delicada reflexión que puede explorarse moviéndose entre los diversos pliegues de telas onduladas, coloridas y exuberantes. Es a la vez evocador de una prenda desabrochada, una carpa vacía o un paraguas abierto, un fluido de referencias cambiantes que el artista ha reunido como una encarnación física de vagabundos del desierto reales e imaginarios.

 

TÍTULO:
HALTER

La instalación ya no esta en exposición.

Este proyecto se ha realizado con el apoyo de Missoni.